34 semanas de embarazo

34 semanas de embarazo

El embarazo es un proceso de cambios, que va desde lo físico, psicológico y funcional. En esta semana 34 de gestación, puede que sientas tu piel más seca y tirante, esto se debe a que la piel se está extendiendo por el aumento de peso y tamaño de tu vientre. Puede que debido a esto la piel se rompa y aparezcan las molestas estrías. Para evitar la aparición de estás cicatrices o marcas de batalla mantén tu piel hidrata con bastante crema mínimo 2 veces al día, bebe bastante agua y evita rascarte.

Tu bebé también ha vivido muchos cambios y avances en cuanto a su desarrollo. En estás últimas semanas está terminando el desarrollo de sus órganos principales y ensaya el funcionamiento de estos. Por ejemplo el de sus riñones, que expulsa orina hacia el liquido amniótico.

¿Qué cambios se esperan para esta semana?

¿Increíble no? En este recorrido del semana a semana, ya llegamos a la 34. Es maravilloso como tu cuerpo en especial el sistema nervioso y cardiovascular se va adaptando a los cambios que produce la maternidad. Sin embargo, te sentirás un poco mareada al realizar movimientos rápidos o sentirás calor si te agachas a recoger algún objeto del suelo. Si padeces de anemia o tus niveles de azúcar en la sangre bajen es probable que te marees. Debes prestar atención a la sensación de mareo, ya que algunas futuras mamitas lo presentan cuando desarrollan síndrome hipotensivo supino, es decir cuando la presión sanguínea cambia y el ritmo de tu corazón también lo hace al estar acostada de espaldas. Este mareo puede durar hasta que cambies de posición. De todas maneras siempre consúltalo con tu doctor.

El estiramiento de la piel puede producir picor, que es habitual en estás últimas semanas en las zonas de tu cuerpo con mayor distensión de la piel como: barriga, pecho, muslos y nalgas. Para evitar rascarte, es necesario aplicar crema hidratante a lo menos 2 veces al día con una base de rosa mosqueta o cualquier otra loción que impida la aparición de estrías. Bebe bastante agua y lleva una alimentación sana.

 

 

Faltan tan solo unas semanas para el nacimiento de tu bebé. Por lo tanto es primordial que reconozcas síntomas que te adviertan que estás iniciando el trabajo de parto. Todos los embarazos son distintos, pero existen ciertos síntomas o señales de parto comunes. Atención si tienes contracciones regulares, que cada vez serán más seguida; si rompes fuente o expulsas el tapón mucoso. También debes prestar atención si los dolores son de tipo menstrual junto a molestias de la espalda. Todo lo anterior es un indicio de que el cuello de tu útero se está dilatando.

Sin embargo, la presencia de los anteriores síntomas no significa que hayas empezado el trabajo de parto. Será tu ginecólogo quien lo indique cuando llegue el momento de dar a luz. Lo importante es que ante cualquier duda o síntoma, llames a tu doctor.

¿Cómo van las ganas de orinar con frecuencia? Paciencia!! en la recta final estás ganas serán cada vez más insistentes, puesto que si tu pequeño está encajado, mayor presión ejercerá en los huesos de la pelvis.

¿Cómo me cuido?

De seguro notarás en está semana un aumento y sensibilidad significativo de tus senos. El estiramiento de algunas zonas de tu piel pueden ocasionar estrías en senos, abdomen, caderas y muslos. Lo mejor para contrarrestar estos efectos, es utilizar crema hidratante a base de rosa mosqueta mínimo 2 veces al día y beber bastante agua.

Si tus piernas y pies se hinchan, te recomendamos realizar ejercicios circulatorios con tus pies, elevar las piernas cuando estés recostada, caminar o realizar algún tipo de deporte como Pilates o natación.

El estreñimiento, acidez y ardores estomacales son molestias habituales de este periodo. Por esto que es fundamental que lleves un dieta liviana y equilibrada.

Desde un inicio del semana a semana te hablamos de la importancia de adquirir hábitos saludables durante el embarazo. Así evitarás complicaciones de salir como hipertensión arterial y diabetes gestacional. Cuídate y cuida lo que comes. Te entregamos una pauta para que es muy beneficioso para tu salud y que podrás mantener después del parto:

  • Ingiere 5 comidas diarias en pequeñas cantidades.
  • Mastica bien tus comidas.
  • Ingiere hidratos de carbono puesto que te proporcionan energía.
  • Incluye en tu dieta cerca de 4 raciones de fruta y verduras al día.
  • Limita el consumo de comida rápida, dulces y refrescos azucarados.
  • Bebe cerca de 2 litros de agua.

¿Cómo evoluciona mi bebé?

Tu pequeño mide 34 centímetros en posición fetal y 46 centímetros estirado. Pesa cerca de 2.750 kilogramos. Es maravilloso el proceso de la vida. Tu bebé ha aumentado considerablemente de peso y ha fortalecido su cuerpo durante 34 semanas.

Sus órganos principales y cerebro están finalizando su desarrollo, así cuando nazca pueda adaptarse definitivamente y llevar a cabo sus funciones de manera independiente.

Sabías que el cráneo de tu bebé no está completamente cerrado. Esto permite que su cabecita se adapte con mayor facilidad al canal de parto al momento del parto. Es por esto que algunos bebés nacen con su cabecita alargada o aplastada, revirtiéndose la situación en unas pocas semanas después de nacer.

Tips para este periodo:

¿Tu pareja se ha involucrado en tu embarazo? Una buena idea para que estreche lazos con su bebé es que lo incentives a que cante y toque tu vientre. Ayúdalo, intégralo e invítalo a que juntos vivan este proceso. Pídele que te acompañe a estás últimas revisiones médicas y ecografías, que asista junto a ti a clases de preparación del parto o cuidados del bebé. Un futuro papá no vive en carne propia las transformaciones que sufre su mujer, es por esto que para que él forme lazos con tu pequeño, debes integrarlo desde un principio tanto en la toma de decisiones como mantenerlo al tanto en cambios y crecimientos que viven el bebé y tú.

Buscar